5802

Tengo 30 #UnaNocheSinDormir

Esta obra presenta el registro de la noche previa a mi cumpleaños número treinta, el 4 de mayo de 2017. Lejos de ser un festejo, es un momento intimo, donde la crisis creativa, la soledad y la depresión de cumplir 30 se transformaron en una muestra, que se realizó entre el 19 y el 21 de mayo en Mamba Studio.

 

 

 

Texto de sala, por Eugenio Palma Genovés.

Benditos paradigmas de construcción cultural tatuados en el inconsciente colectivo. Dogmas con olor a vianda de ayer que empiezan a apestar. El pequeño manual de instrucciones delineado por nuestros criadores que nos enseñaron cómo votar, a quien rezarle y como querernos. Esta idea tan impuesta de las diferentes etapas de la vida, donde a los veinte uno se inspira, a los veinticinco vamos tomando forma y a los treinta estamos listos para que nos saquen del horno. Ese punto caramelo donde estamos preparados para mostrar en sociedad qué, quién y cómo somos. El deber ser, la estructura, los mandatos y lo que se espera de uno. Recibido desde afuera pero también vivido muchas veces en silencio desde adentro. El juez puede estar en cualquiera de los dos bandos.

Mientras que la Tierra tarda 365 días en dar una vuelta completa al SolSaturno recorre la misma travesía entre 28 y 30 años. Esto se denomina por la Astrología tradicional como “El retorno de Saturno”. Una aventura que va alojando al planeta de los Anillos por doce momentos de poco más de 2 años por cada uno de los signos del Zodíaco. Ahí mismo, desde cada signo nos va dejando sus enseñanzas. Nuestro estadío de consciencia va a vivir estos momentos como oportunidades increíbles de aprender o cómo dardos envenenados enviados por el destino. Estas enseñanzas pueden ser sobre los vínculos cuando Saturno pase por Libra, sobre la intimidad cuando lo haga por Escorpio y sobre nuestro sistema de creencias cuando llegue a Sagitario. Cada ser humano vivirá estos momentos como cruz o desafío. Entendiendo que cuando la vuelta esté completa vendría a ser algo así como cuando termina la temporada de tu serie favorita y los personajes se sienten que están listos para un nuevo recorrido con ansias de poner en práctica lo aprendido.

Luis está cumpliendo 30 años y a él nunca le gustó festejar su cumpleaños. En este momento siente que deja de ser niño para empezar a ser un adulto. Tiene miedo de esta movida pero a la vez le entusiasma. Sabe que la sociedad espera un cambio visible como expresión de su propia evolución. Tiene claro lo que no quiere volver a repetir, y sospecha que modificando algunas elecciones puede llegar a encontrarse un poco más cómodo en escenarios ya conocidos. Como esta noche que después de padecer durante años el festejo de su cumpleaños, decide resignificarlo haciendo una muestra. No está seguro si el hechizo se va a romper pero apuesta a algo distinto con la esperanza de sentirse a gusto y tranquilo.

Los 30 años que Saturno tarda en dar su vuelta a sol pueden ayudarnos a conocernos a nosotros mismos si exploramos todas nuestras oportunidades energéticas o pueden sufrirse como ataques del exterior por medio de altas expectativas, ideas equivocadas sobre uno mismo y proyecciones de nuestro entorno. Este proceso viene ocurriéndole a Luis con los tiempos de su Sol en Tauro, de ritmo lento y pausado. Hedonismo y procastinación. Arte y acumulación. Durante todos estos años su ascendente en Libra le pidió que aprendiera sobre la belleza, el equilibrio, las formas diplomáticas y los vínculos complementarios. Todos estos escenarios fueron vividos y sentidos por él desde su expresión, su creatividad y sus llamados de atención en función de su Luna en Leo.

De ahora en adelante es cuando Luis va a ir tomando consciencia de muchas de las cosas que Saturno le enseñó durante esta vuelta. Características que todavía no reconoció como propias, formas que hasta el momento le parecen ajenas y dolores que significaron despertares. Luis no quería festejar su cumpleaños y por eso tomó una decisión. Todavía no se dió cuenta, pero ya está expresando sus aprendizajes. En los cumpleaños se acostumbra pedir tres deseos, me atrevo a pedirlos en su nombre: que cuente con un entorno que reconozca el valor de su cambio, que a través del mismo descubra aspectos desconocidos de su energía y que la expresión de su creatividad lo acerque a sus anhelos más profundos.

Eugenio Palma Genovés, mayo 2017.