Berneri-2016

Obras Rosas

Entre los años 2009 y 2015, realicé un cuerpo de obras con el color rosa como principal protagonista. La temática estaba relacionada con la infancia, el genero, la pertenecía y la identidad, desde un punto de vista autorreferencial.

En abril del 2015, EXORCISMO ROSA #LaMuestraDelAño, con curaduría de Cincomás, reunió gran parte de este conjunto en una nueva obra, que buscaba dar cierre a este período.

CREDITOS COMPLETOS ///

“Exorcismo Rosa”

Instalación múltiple, obras y fragmentos de obras 2009 a 2015.
Medidas variables.

Expuesta en abril del 2015 en el Museo Roca.

Curaduría Cincomás.

BIO DEL  ARTISTA ///

Figura pública, asiduo usuario de redes sociales (follow me), artista, docente retirado, ocasionalmente coordinador de espacios de arte, vivo en Buenos Aires y me psicoanalizo hace 5 años. Hago pis sentado.  No se escribir mi bio.

¿PORQUE CREES QUE SOS UN ARTISTA #MUYPERCHA? ///

Porque tengo ACTITUD!!! Puedo ser un rockstar, un celebrity o un chonguito de barrio.

¿QUE ES PARA VOS PERCHA MAG? ///

Una plataforma para los que estamos haciendo cosas

Como un chicle bazooka, la muestra Exorcismo rosa, de Luis Berneri, que a los 28 años hace su propia retrospectiva, busca hacerle pito catalán al gris del interior de su viejo closet.

A poco más de cinco años de haber ganado lo que define como su propia “batalla de San Lorenzo” (salir del closet en la pequeñez y la predisposición al prejuicio de su San Lorenzo natal, en la provincia de Santa Fe) el artista visual Luis Berneri es hoy “Madonna cantando Buenos Aires en la película Evita”: tiene casi 28, sus plumas en auge, residencia porteña y exhibición retrospectiva propia: Exorcismo rosa, la muestra más representativa de su sistema de obsesiones. Con una instalación de objetos y dibujos, Berneri cancela la vida útil del harto sexista, encantador e inevitable color rosa: “Desde el 2009 vengo trabajando con el rosa como principal protagonista. Lo primero que se ve es el color y su connotación: siento que la lectura se reduce. Es momento de tomar otros caminos”. Fan del negro, de Andy Warhol y de todo artista contemporáneo decidido a inscribir en sus propuestas carga autobiográfica y toma de posición, Luis vino dotando de rosa su cotidianidad, de allí que junto al equipo curatorial —los productores y gestores que integran el colectivo Cincomás— hayan pensado originalmente en otro título, Fin. “Mi vestuario y los objetos que me rodeaban eran siempre rosa. Mis amigos solían regalarme cosas color rosa y enviarme fotos de todo lo que fuera rosa; remeras, platos, relojes, ropa interior, el resaltador, la trincheta y la bombilla.” Un fuerte de tipo medieval, con racimos de soldaditos en posición de combate algunos, y en franca agonía otros, sintetiza las razones de este “exorcismo en todos los sentidos”: el niño que huía a la casa de su tía —que tiene su misma edad— para poder jugar a las muñecas. El pibe que vivía en soledad y encaraba en suelo sanmartiniano y contexto menemista una gesta gloriosa: explorar su sexualidad e intentar forjar una visión del mundo: “Hubo un avance significativo, pero recuerdo que en mi niñez había juguetes y colores diferentes para nenas y nenes. Esa dualidad me interesa”. “Artista moderno, posmoderno y contemporáneo”, dice el texto de la exposición del Museo Roca (al ladito del cementerio y a metros del Centro Cultural, en Recoleta) y #LaMuestraDelAño, asegura el hashtag impreso en el piso del lugar. Juego de herramientas para el taladro efectivo y el martillazo certero del futuro chonguito nacional; camiseta deportiva para la pertenencia incuestionable, toda una cédula de identidad masculina del chongo nacional; espadas cruzadas, robots en guardia y torso esculpido del chongo nacional; Gauchito Gil y altares varios para la fe renegada pero segura del chongo nacional; la tapa de la revista de Susana Giménez para el chongo que mata pero que no debe morir porque es chongo indispensable de la vie en rose nacional; la orden “Rompeme el culo” como estandarte y llamada de auxilio para el chongo nacional. Y el disfraz de granadero, claro: la peste rosa de Luis Berneri recuerda a los célebres “Pink flamingos” de John Waters. Se atreve: retoma un imaginario y unos recursos plásticos aparentemente ya muy transitados y busca volver a encadilar. Por lo menos, por última vez: “Igual, no sé si voy a dejar de usar rosa en el futuro”. Ahí está Luis Berneri: en la foto de Leandro Allochis, devuelve, vomita, consume o tritura aquellos soldados abatidos de una guerra abandonada. Torcida. La inauguración fue el 1º de abril y hay tiempo hasta el miércoles 15. A propósito, el sitio Gaycities.com recomendó el opening como un must de la agenda puteril para turistas y curiosos, tras lo que Berneri posteó en su muro de Facebook: “Con razón fue tanta loca al evento”.

Cruzar el límite: disciplinas artísticas desdibujadas

El miércoles 11 de junio de 2014 inaugura una particular exposición: Cruzar el límite: disciplinas artísticas desdibujadas.

Esta propuesta instaura una constelación de obras de 16 artistas contemporáneos argentinos, cuyas prácticas y condiciones de enunciación configuran y desconfiguran distintas fronteras más o menos tradicionales y vigentes, entre las que podemos mencionar: arte-diseño, obra analógica-obra digital, palabra-imagen, escultura-objeto, cómic-dibujo, literatura-video, creando un espacio nuevo y colectivo a partir del fragmento propio e individual.

Las obras que se exponen incluyen ilustración, cómic, dibujo, collage, textil, cerámica textil, escultura, arte cinético, diseño, instalación, videoarte, video instalación, fotografía, poesía visual…

Los artistas que conformarán este gran relato colectivo son : Luis Berneri, Olivia Busse, Claudia Contreras, Anibal Garfunkel, Andrea Gigante, Ana María Labuntes, Paola Michaels, Melina Ojagnan, OmarOmar, Vanina Poggio, Alejandro Saenz, María José Sanchez Chiappe, Melisa Schmitz, Berta Teglio, Stella Maris Tessitore, Magdalena Uncal Basso.

A manera de microsituaciones, entre todos ellos es posible establecer diálogos, pequeñas conversaciones que confrontan, amplían, contradicen y hacen explotar los modos en los cuales nuestra contemporaneidad clasifica la producción de imágenes y los límites entre las prácticas estéticas.

La curaduría es aportada por los estudiantes de la Cátedra de Práctica Profesional, que llevamos adelante en la Facultad de Artes de la Universidad del Museo Social Argentino, para la carrera de Curaduría e Historia del Arte, carrera que ya cuenta con 10 años en el medio y que, felizmente, crece en número de estudiantes como resultado de la afirmación de su propuesta académica y de su proyecto curricular.

Según expresan estos jóvenes curadores en el texto de sala que acompaña la exposición: “El arte contemporáneo desafía al espectador; demanda competencias extendidas y una vocación de interpelación. Propone, como novedad, la idea de cruce. Cruce de lenguajes y disciplinas, pero también de temporalidades, referentes, relatos y realidades. Estos cruces no son espacios a llenar con sentido; por el contrario, abren cada vez más intersticios, provocan deslizamientos, y otorgan su verdadera dimensión a la obra de arte contemporáneo. No existe una clave para acercarse a estas producciones como no sea la investigación desprejuiciada, intuitiva, análoga a la del artista trabajando. Pensar estos cruces puede ayudarnos a reflexionar sobre la incertidumbre y el placer sin explicación que muchas veces sentimos frente al arte”.

Entre los 16 artistas, y aquí también hay un gesto contundente de “cruzar el límite”, se encuentran artistas con un amplio rango de trayectorias, experiencias, premios nacionales e internacionales, horas de clínica y residencias varias. Entre ellxs debemos mencionar a Berta Teglio, Claudia Contreras, Stella Maris Tessitore, Aníbal Garfunkel, Omar Omar, Luis Berneri, Paola Michaels,

A su vez, se ha invitado a dos jóvenes artistas emergentes, Alejandro Sáenz y María José Sánchez Chiappe.

Y junto a ellos, y transitando el desafío de integrar esta muestra colectiva desde el diálogo de su práctica artística, jóvenes creadorxs visuales egresadxs de la Carrera de Artes Visuales de la UMSA: Olivia Busse, Andrea Gigante, Ana María Labuntes, Melina Ojagnan, Vanina Poggio, Melisa Schmitz y Magdalena Uncal Basso.

El equipo curatorial está integrado por: Román Arengold, Virginia Alfonzo Aguirre, Victoria Ciézar, Federico de la Puente, Lucia Grosso, Helena Raspo, Agustina Vizcarra.

Cátedra de Prácticas profesionales Lic. En Curaduría e Historia de las Artes – UMSA. Coord: Kekena Corvalán.
CRUZAR EL LÍMITE | DISCIPLINAS ARTÍSTICAS DESDIBUJADAS
Inaugura: Miércoles 11 de Junio de 2014, 18hs. Cierre: Martes 08 de julio de 2014
Espacio Cultural de la Biblioteca del Congreso de la Nación.
Adolfo Alsina 1835 – Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Luis Berneri es un artista joven que todo lo pinta de rosa.

Uno canta la de los Stones sin preguntarse porque ellos querían pintarlo todo de negro, claro que si Jagger viviese tan cerca de casa y respondiera los mails con tanta buena onda como Luis, yo me mandaba a preguntarle (eso y la historia del tema “Angie”) Entonces, “Paint it, pink”…

Me abre la puerta y para mi tranquilidad tiene unas zapatillas rosa. Si, así de fácil soy.

Nacido en San Lorenzo, al sur de Rosario, hizo un Profesorado de Artes y como docente anduvo los pueblos más pequeños de ese sur. Escuelas de campo, en la villa, eso que el define como contextos desfavorables le abrieron mucho la cabeza, pero se agotó. Había que hacerse la Buenos Aires.

Montaña rusa artie

En su blog (rosa) recopila entrevistas y muestras. En su mayoría colectivas (Palais de Glace incluído) hasta llegar a la rosísima “Besa”. En esa ocasión la galería “Séptimo planeta”, la cuál coordinaba pero ahora está cerrada, se bañó de Berneri y de las ilustras de Charlie Goz (un Sauno).

Le pido que me defina Arte: “no tengo una idea fija, hay gente que tiene armado como un speech, yo no. Creo en tales cosas: que el arte es elitista, obvio, no me parece que el arte sea para todo el mundo por más intentos que hagamos. El arte es para artistas, creo que es así. No se si esta es mi idea del arte, pero si es mi idea de como funcionan las cosas”

Le pido que me defina Artista: “una persona que hace algo que no hace cualquier persona. Tiene que ver con una mirada o una forma de pensar. Tiene que ver con como te plantas frente a las cosas que pasan, no solo las que vos hagas.”

“Si vos no te sentís artista, nadie te va a concebir ahora artista, yo considero que soy artista.”

Y si bien el rosa es ese color algo timorato y a medias, hay frases de Luis que no se tiñen en absoluto de esto, por ejemplo acá lo cito y pido el desglose de esta frase: “Si no pertenecés al circuito no existís, y esta bueno que sea así”

Respuesta: “no sé si está bueno, pero es la forma en la que funciona. Podés hacer cosas muy buenas, pero si no se ve ¿Cuál es el sentido? Que circule por internet, muestras, revistas. Yo digo que soy artista y el arte es para artistas y esta establecido y es el ambiente. Es como cuando entrás a Manhunt y dice “que no sea del ambiente”, loco, estás en MH… Si hay un ambiente no reneguemos que funcione así. El circuito es super oficial”

Darko: ¿Esnobismo? Beneri: Esnobismo es cuando nos la creemos demasiado.

Un año y medio manejó la galería pero tampoco dice que se la creía demasiado “seguía siendo un chico que pintaba sus cosas. Estar en una galería no te hace decidir qué es arte y que no. Tampoco te lleva a creer que tu mirada sea mas importante o no que la del otro” Me cuenta que su criterio de selección iba lo que tenga una gracia o le llame la atención, eso era lo que elegía y quería mostrar.

Luis me habla de este mundo como algo ya establecido y armado, un circuito que en mi mente se dibuja como una gran montaña rusa (obviamente la imagino rosa y muy kitsch) y la pregunta:

¿Porqué rosa?, por puto

Y los soldaditos de su infancia, los mismos con los que sin un cuerpo desarrollado genitalmente supo jugar, ahora se volvían parte de otro juego, uno de nenes grandes. Los pintó de rosa por el afán de relacionar esa niñez con la homosexualidad. “Me gustó, lo empecé a usar con esa cuestión medio sexista, de color asociado a lo femenino y lo aplicaba a cosas masculinas. A lo largo del tiempo se fue desvirtuando. Un color asociado a lo femenino. El rosa también es un color asociado con la falta de sentido y para mi es copado que sea así porque no hay nada mas falto de sentido que el arte.” Dice que toda su obra es naif y algo tonta, y le gusta “es parte de mi chiste”. No le interesa que sea demasiado profunda, dice que no, que no le interesa eso.

Acerca del Pop: que hay mucho visto, mucho hecho. La voz le hace ir de Lachapelle y Lady Gaga a Warhol. Plantea el movimiento como algo que tiene que ver con lo gracioso, lo colorido, lo divertido. Llama la atención. “No lo hago pensando en hacer algo muy diferente”.

Pero acá lo “puto” no tiene nada de activismo. “Empecé con las obras color rosa por una necesidad personal más que social”. Le pido un análisis sobre el momento actual del colectivo: “estamos en un momento de mucha visibilidad. En Argentina se lograron muchísimas cosas que están genial, esta bueno ser gay, ya no es lo que era antes.” Una respuesta muy rosa.

“No intento hacer bandera. Lo que hago lo hago por una necesidad personal y no política”

Gauchito Pink:

El Gauchito Gil es parte del folklore argentino, uno de los más hiteros dentro del sacro paganismo. Robin Hood mesopotámico que le robaba a los acaudalados para repartir entre los necesitados. Gauchito justiciero. Gauchito que cae en manos de Berneri.

En la galería había un artista que trabajaba su obra en relación a este santo autóctono. Cuando él se fue, Luis decidió quedarse con su obra (y con su novio), pregunto por la obra. “No es mi preferida (la de los soldaditos lo es), pero si la más emblemática.”

Si bien él no es devoto ni está relacionado con las creencias populares, su modus operandi consiste en esto: tomar algo y pintarlo de rosa para que diga algo distinto de lo que ya decía. Y lo que dijo la gente fue variado, desde los que pasaban por la puerta de la galería donde estaba expuesto y se persignaban hasta un hombre que entró aviolentadisimo preguntando porqué un Gauchito rosa, a lo que Luis respondió que ese artista lo hace todo de rosa.

A ese furioso transeúnte lo pudo evadir, al que no pudo evitar fue al ladrón que le sacó todo. Un ladrón que llevaba puesta una remera con la imagen del Gauchito Gil. Saquen sus propias conclusiones.

Amarillo patito, celeste cielo, rosa Berneri

Si bien la gente no lo asocia al cliché gay, esto es algo que si lo hace pensar muchísimo a él, “no quiero que se llegue a pensar que ´este solo hace cosas rosas´.” Y me cuenta nuevos proyectos, quizás perfo, me habla sobre como se sorprendió encontrándose con la pintura para los trabajos de “Besa” y de como todo lo que haga siempre tiene que surgir por algo visceral, por alguna necesidad personal. Y rosa.

Ya en casa viendo su blog (http://luisberneri.blogspot.com/) me repaso mentalmente y me pregunto qué me pudo faltar preguntarle a él. Pero si nadie le pregunta a la flor llamada Rosa porque se llama así siendo tan roja, ya no entiendo para qué pedirle tanta respuesta a, como reza su Facebook: Luis Rosa Berneri.

El que quiera celeste, que mezcle azul con blanco, y el que quiera rosa, que se lo pida a él.

Magical boys del hedonismo, ensayando el gesto de un asalto elegante a la insatisfacción. Invitación y convite.

Tres claves

1.- fanfiction: personajes de historias originales pero en relatos escritos por fans

2.- cosplayers: jóvenes encarnantes de personajes

3.- slash: gay fanfiction

La sombra y la brisa, el monocromo simbólico, la suave cadencia del pétalo antes de posarse en tus labios.

Cosplayers de su propio slash.

Y: De dónde sos?

LB: Soy de San Lorenzo, cerca de Rosario. Y estoy viviendo hace un año en Baires.

Y: Cómo te iniciaste en el arte?
LB: Empecé a estudiar arte y a involucrarme con este mundo cuando tenía 14 o 15 años.

Y: Qué materiales utilizas en la construcción de tus obras?
LB: No me caracterizo por utilizar un material en particular para realizar mis obras. Sino que dependiendo del proyecto que tenga en mente busco los métodos y herramientas que resulten más apropiados para llevarlos a cabo.

Y: Cuáles son tus influencias?
LB: Los artistas que me influyen son los que se acercan al POP.

Y: Cómo definirías tu obra?
LB: Si tuviera que definir mi obra diría que básicamente es naif, homosexual y rosa, igual que yo. No se si busco transmitir algo con ellas, son como un adolescente, egoísta y caprichoso, hago las obras porque tengo ganas de hacerlas, y si bien soy conciente de que plantean algunas situaciones, ni se me ocurre pensar que tengo que transmitir un mensaje para el resto de la humanidad.

Y: Cuál de tus obras es la que más te representa?
LB: Creo que la obra que más repercusión ha tenido fue “GAUCHITO PINK” que es un altar como los del Gauchito pero todo de color rosa. Generó reacciones interesantes y divertidas.

Y: Cómo ves el circuito del arte?
LB: Me gusta el circuito del arte en Buenos Aires, tiene algunas falencias pero es copado. En el mundo del arte si no perteneces al circuito, no existís, y está bueno que sea así

Y: Cuáles son tus próximos proyectos?
LB: En el mes de septiembre estoy exponiendo con mi amigo Charlie Goz una muestra curada por Alejandro Taliano, para la cual ambos hicimos pinturas de personajes de manga, chicos lindos, sexys y tristes. La muestra se llamara “BESA”.

Luis Berneri me cita en la galería que coordina en Palermo, Séptimo Planeta.

“Soy un artista rosa” me dice (ni bien llego) este rosarino fan de Warhol al ritmo de LadyGaga.

Nos ponemos a charlar y de repente pienso que me está contando un relato digno de Sábados de Super Acción, entonces le pregunto eso te pasó a vos? y me repite: si, si, esa es la história detrás del Gauchito Pink.

Los hechos son los siguientes, Luis llega a Buenos Aires el año pasado para hacerse cargo de la coordinación de dicha galería, en el camino se entera que no sólo estaba ocupando el antiguo puesto de trabajo de un colega sino que también estaba saliendo con el ex del colega en cuestión…” la vida me puso en el lugar del sustituto” y ahí es donde indagando, al descubrir que este colega trabajaba con la imagen del Gauchito Gil, es que Luis decide jugarse al 100% y ocupar de lleno ese extraño lugar y comienza a “enrosar” o “pinkear” al Gauchito.

Este joven artista gay “al borde de un ataque de nervios” se define como un nene que juega, señala que no es pintor, dibujante ni escultor, tan sólo se divierte con los temas que le interesan: como ser la cuestión de genero (no desde un lugar político sino autorreferencial) exorcizando patrones de lo que debería ser un hombre o una mujer, concluyendo que su juego favorito es enrosar cuanto objeto pase por sus manos.

Berneri es un artista netamente contemporáneo: no realiza clínicas, no es pintor, ni escultor, ni le interesa ser serio, por el contrario es como un niño latino y postmoderno que juega a ser un dios que tiñe el mundo color de rosa.

Con su acción de pintar de tono rosado chicle objetos icónicos tales como soldaditos de juguete, la imagen del gauchito Gil y en esta muestra que presenta en Oficina de Arte la figura del General San Martín, invierte o neutraliza el sentido bélico, agresivo y violento que se le imprime al rol masculino en la sociedad moderna.

De algún modo su obra es un ritual personal de exorcización de ese modelo de masculinidad que predominó en las distintas sociedades del mundo tanto occidentales como orientales. Modelo reproducido de generación en generación a lo largo de la Historia: batallas, guerras, cruzadas y héroes militares son los “hacedores” de la Historia oficial.

En la escuela nos enseñan a memorizar sus nombres, sus fechas, aunque nunca parecía quedarnos del todo claro cuando éramos niños que significaban todos esos hombres con charreteras, combates y enfrentamientos sangrientos. Luis nació en San Lorenzo, si allá en Santa Fe, en ese pueblo donde ocurrió la “Batalla de San Lorenzo”, donde el soldado Cabral dio su vida para salvar al General San Martín. El artista creció en ese lugar geográfico e histórico, rodeado del eco y los símbolos de aquel hecho. Cuando le propuse a Luis exponer en Oficina de Arte él rápidamente asoció su historia personal con el hecho de que Mendoza fue donde vivió por muchos años San Martín, encontrando en este punto el ley motiv de esta nueva hazaña rosa.

Su obra contradictoriamente es suave, dulce e infantil a la vez que constituye un acto de rebeldía ante los patrones impuestos por el pasado y el presente. Por un lado desacraliza al Arte sacándolo de ese lugar de dramatismo en el que suele caer, transformándolo en un juego. Se aleja de la factura artesanal y de los viejos valores asociados al preciosismo y el talento. Es irreverente y prioriza la acción antes que el objeto, busca ser evidente, claro y hasta explícito, logrando de ese modo un producto neto que es de fácil entendimiento aún para quien no tenga estudios sobre arte. De ese modo también rompe la brecha que suele distanciar al Arte Contemporáneo de un público “común” o que no pertenezca al circuito del Arte propiamente.

Uno de los objetivos fundamentales de Oficina de Arte es hacer el Arte asequible a la gente, al ciudadano común, a la vida de las personas. La impronta de esta idea se manifiesta tanto en la selección de Muestras y artistas que tienen este factor en cuenta al trabajar. Como también a través de la educación artística, reforzando lo poco que aprendemos hoy en la escuela sobre Arte, especialmente sobre Arte Argentino.